Sierra Alhamilla

Sierra Alhamilla

La característica biológica más llamativa del Paraje Natural de Sierra Alhamilla es el encinar que se desarrolla sobre la cresta de esta montaña litoral. Estas encinas constituyen una reliquia de la vegetación que, en otros tiempos y bajo otras condiciones climáticas, debió extenderse por gran parte de los territorios almerienses y que en la actualidad se han que- dado acantonadas en esta isla montañosa, donde se han refugiado acorraladas por las condiciones de extrema aridez que la rodean.

En este sistema montañoso, a partir de los 800 m. de altitud se superan los 350-400 mm de precipitación anual, condición indispensable para el desarrollo de vegetales de porte arbóreo. A pesar de esta pluviometría, las condiciones siguen siendo lo bastante duras como para que sólo sea posible el desarrollo de una especie tan rústica como la “encina de hoja ancha” (Quercus rotundifolia). Esta fagácea, que domina el paisaje forestal peninsular, se caracteriza por presentar una extraordinaria amplitud ecológica, ya que puede colonizar suelos desarrollados a partir de cualquier tipo de sustrato, excepto los encharcados o salinos, y por otra parte, muestra una gran resistencia al frío, al calor, al brusco contraste entre ambos, y por supuesto a la sequía. Gran parte de esta capacidad se debe a sus hojas verdes durante todo el año, coriáceas y provistas de dispositivos encargados de dificultar la pérdida de agua por transpiración.  Sigue leyendo

Categorías: Sierra Alhamilla | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.